Alcanza la paz con la meditación de las 7 velas

0
643

¿Quién no necesita alcanzar la PAZ en su interior?

Una paz real, una limpieza de todas esas cosas que nos hacen ir por la vida malhumorados, enfrentados con nosotros mismos y con el resto, una paz que ilumine, que nos ilumine.

Hemos encontrado una meditación maravillosa para ello, una meditación para la cual no necesitas estar entrenado porque es una meditación activa, lo único que necesitas es darte un tiempo, un espacio y 7 velas.

Cada vela que enciendas, con la llama de la anterior tiene una característica que deberás
pronunciar en voz alta al prenderla, después visualiza, pronuncia, piensa, lo que mejor te haga sentir, el texto entrecomillado. Suéltate, improvisa si así te lo dice tu corazón, pero sobre todo, vivéncialo, os aseguramos que es precioso.

Enciende la primera vela y pronuncia en voz alta la palabra PAZ, la cual llega e inunda todo tu ser.

“La paz reina en mi corazón, es una llama dorada que hace sentir calor a todo el que entra en contacto conmigo y permite que sienta reposo. Cualquier cosa que me perturbe desaparece de mi mundo a medida que la llama de la PAZ arde con esplendor y firmeza“

Con la brillante llama de la PAZ, se enciende una segunda vela. De la gran conciencia de la PAZ fluye la alegría, ella es compañera de la paz. La ALEGRÍA llena e inunda todo mi ser.

Se pronuncia en voz alta la palabra ALEGRÍA.

“La Alegría fluye en mi corazón y rompe toda atadura. En la misma forma que el dulce trino sale de la garganta del pájaro, así surge la Alegría del centro de mi corazón. La ALEGRÍA ilumina los rincones más oscuros. Yo soy PAZ y traigo ALEGRÍA a todo el mundo.”

La primera y la segunda vela deben estar encendidas y ardiendo con gran esplendor.
Con la segunda vela que ya está inundada de PAZ y ALEGRÍA se enciende la tercera.

Pronunciamos en voz alta la palabra SERVICIO

“Una PAZ que sobrepasa toda comprensión inunda todo mi ser. Esta PAZ que siento en mi mente y en mi corazón me lleva a una ALEGRÍA inmensa a medida que avanzo al SERVICIO de lo divino y del hombre. De esta manera sirvo a todo el que entra en el radio de la luz que llevo en mi conciencia.”

A medida que la PAZ llena mi alma, trayendo con ella el resplandor de la ALEGRÍA, ya que me prepara para ir adelante en SERVICIO, se me invita a encender la luz más potente: el AMOR. No sólo puedo dar AMOR a todo el mundo, sino que el AMOR fluirá hacia mí desde la gran FUENTE UNIVERSAL.

Ahora estoy rodeado y envuelto por el AMOR y toda mi vida y mis asuntos están en Orden Divino.

Pronuncio en voz alta la palabra AMOR

“Me siento ahora en perfecta PAZ y con una inmensa ALEGRÍA a medida que doy SERVICIO a Dios y al hombre. Ahora doy AMOR a todo mi mundo. Tengo sólo AMOR, como la hermosa llama que está llenando mi conciencia. Yo soy AMOR y el AMOR fluye de mí hacia toda la humanidad. Este AMOR vuelve a mí ricamente bendecido y multiplicado.”

Mientras las otras llamas arden con fulgor y gran brillo, siento el PODER llenar todo mi ser.
Camino y hablo con PODER. Tengo PODER sobre toda circunstancia y condición de mi vida.
Al encender la quinta luz avivo en mí ese PODER. Pronuncio PODER

Todo el que hace contacto conmigo siente este PODER. Este PODER yo lo uso de manera edificante y constructiva, porque está cimentado sobre las rocas de PAZ, ALEGRÍA, SERVICIO y AMOR.

“Siento fluir en mí, ahora mismo, el gran PODER divino. Uso este gran don con toda humildad y tan sólo para el bien de todo cuanto me rodea.”

Al encender la sexta vela de la poderosa llama del PODER manifiesto la ABUNDANCIA.
ABUNDANCIA para cubrir todas mis necesidades. ABUNDANCIA de todas las otras cualidades y dones espirituales, en especial las cualidades de PAZ y ALEGRÍA.

SERVICIO y ABUNDANCIA coronarán mis días. El AMOR será una corriente que iré irradiando por todos lados y ésta retorna a mí ricamente bendecido. Mediante el uso y aplicación del PODER espiritual todas mis necesidades del alma y del cuerpo han de ser satisfechas.

Pronuncio ABUNDANCIA

“Yo soy ABUNDANCIA y la vida abundante es mía para apropiármela y usarla. Hago mía esta ABUNDANCIA al estar en PAZ y llenar todo mi cuerpo de ALEGRÍA. Voy adelante a SERVIR con AMOR usando el PODER tan sólo para el mayor bien de todos y acepto mi
herencia divina con un corazón lleno de gratitud.”

PAZ. La última vela vuelve a ser la paz.

Se ha completado el circuito y encontramos que cómo se ha encendido cada luz de la que le precede, no sólo en lo externo, sino dentro del corazón, trayendo la conciencia a un punto elevado de comprensión espiritual, se ha entrado en una PAZ aún superior a la que creímos posible al comienzo. Esta PAZ permanecerá conmigo siempre y su llama, una vez encendida, no cesará de brillar jamás.

Pronuncio PAZ

“Estoy en completa PAZ, en una PAZ que sobrepasa toda comprensión; no por hoy ni mañana, sino por todo momento y por toda la eternidad. Mi palabra es PAZ. Nada más puede entrar al reino de mi conciencia. Por medio de la ALEGRÍA que emana del SERVICIO gozoso y de un gran AMOR permanente, por medio del uso del PODER sin egoísmos y una ABUNDANCIA de todo bien, tengo una gran PAZ interna que corona todos mis días.”

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here